Bienvenidos al apasionante mundo de los jabones, la cosmética natural y las velas aromáticas.

Me dedico a la elaboración artesanal de jabones 100% naturales. Todos mis jabones están pensados para solucionar algunos problemas de la piel, por eso están elaborados aprovechando las propiedades terapéuticas de las plantas (fitoterapia): ya sea mediante infusiones, geles o la micronización planta en polvo). A estas plantas les añado unos aceites básicos (imprescindibles para la elaboración de los jabones: el aceite base principal que utilizo es el de oliva, pero también uso aceite de rosa mosqueta, argán, manteca de karité, aguacate, avellana, coco, etc. ), aprovecho las propiedades de los aceites esenciales (aromaterapia). También elaboro cosmética natural: bálsamos labiales, contorno de ojos, crema facial, tónico facial, crema de manos, crema corporal, bombas de baño, barras de masaje, etc.Otra de mis aficiones es hacer velas aromáticas, aprovechando los recursos que nos da la naturaleza: pétalos de rosa, café, flor de lavanda, té, chocolate, etc. Hago cestas para Navidad, día de los enamorados, día de la madre, regalitos para bodas, cumpleaños, comuniones, bautizos, etc.He hecho varios cursos de jabones, uno de cosmética natural y otro de velas.

Aditivos

Los aditivos se añaden al jabón para darle sus cualidades características de textura y dermatológicas. Algunos son muy caros pero la diferencia en el jabón es evidente incluso si se añaden pequeñas cantidades.

GEL DE ALOE VERA: Aplicado externamente es antiinfeccioso, antiinflamatorio y suavizante, favorece la cicatrización y regeneración de la piel y alivia y cura heridas, llagas, eccemas, psoriasis,golpes, dolores musculares o articulares, acné, manchas en la piel, etc. Alivia el dolor, la irritación, el picor y la inflamación. Aplicado en compresas en los días siguientes a la quemadura, solar o no, calma y acelera la regeneración de la piel dañada. Es bueno para las pieles secas o agrietadas. Se puede echar hasta un 20% del peso de los aceites, y es mejor echarlo en la traza para que conserve todas las propiedades.
ARCILLAS: Todas las propiedades de las diferentes arcillas se ven en este link:

CERA DE ABEJA: La cera de abeja se extrae del panel de las abejas de miel. Como las abejas obreras consumen grandes cantidades de miel, sus glándulas secretan una sustancia cerosa sobre sus cuerpos. Con esta cera, construyen celdas donde acomodan sus huevos y la miel. Estas celdas forman la colmena. Una vez que los apicultores extraen la miel de la colmena, derriten esta última en agua caliente, y la cera que asciende a la superficie se recoge y se filtra. Esta es la cera que se emplea para hacer jabón. Algunos artesanos del jabón ponen cera de abeja en sus fórmulas porque favorece la dureza de las pastillas finales. El olor de la miel es un regalo adicional. La cera de abeja natural es de color amarillo oscuro y huele como la miel. Hay que procurar mantener el porcentaje de la cera en la fórmula en torno al 1,5% del total de grasas y aceites. Lo que se ve debajo de los jabones es un panel de cera.



EXTRACTO DE BAMBÚ: Los extractos de Bambusa arundinacea se usan, en la medicina tradicional, para tratar varias afecciones inflamatorias. Esta planta también tiene una actividad antiulcerosa. Se considera que ambas propiedades en el mismo extracto lo hacen muy útil en el tratamiento de enfermedades inflamatorias. Por ello el extracto de bambú es recomendable a la hora de formular productos cosméticos con actividad antiirritante.También es de utilidad a la hora de formular productos cosméticos para proteger la integridad de la piel y el cabello frente a los procesos oxidativos. Gracias a los flavonoides el extracto de bambú es recomendable a la hora de formular productos cosméticos de actividad estimulante de la circulación general.

Resumiendo: presenta una actividad antiinflamatoria, antiirritante, antioxidante (gracias a los flavonoides), antienvejecimiento, fotoprotección, protección de la coloración capilar, actividad venotónica y vasoprotectora. Y gracias a los favonoides es un estimulante de la circulación en general.

Dosificación recomendada es de un 0.5% y el 5% en cremas y en jabones un total de 20% del peso total de las grasas.


GLICERINA: La glicerina es un producto empleado para la elaboración del jabón y se obtiene fundiendo aceites y grasas en un medio alcalino.Es un liquido totalmente inodoro, falto de color y transparente; se usa como bactericida, suavizante y lubricante, pues, en cantidades adecuadas conserva y mantiene la humedad natural.


LANOLINA:La lanolina es una sustancia derivada de las glándulas sebáceas de las ovejas que funciona como una protector de la lana. Su composición se describió en 1986 como una mezcla compleja de esteres, di-esteres y hidroxil esteres de alto peso molecular de alcohol y ácidos de lanolina. Las propiedades emolientes de la lanolina la hacen una sustancia útil para ser incorporada en lápiz de labios, cremas y polvos cosméticos, cremas de afeitar, champúes y jabones. Asimismo, gracias a su capacidad de penetrar hasta los estratos mas profundos de la epidermis, la lanolina se prescribe para el tratamiento de piel seca, eczema, heridas y, sequedad del pezón en mujeres en periodo de lactancia.


LECHE DE ALGODÓN: Es un extracto de las semillas Gossypium, s.p. que contiene en forma de emulsión los lípidos, las proteinas y los azúcares del algodón. Es recomendable a la hora de formular productos cosméticos con actividad hidratante y acondicionadora de la piel. Las proteinas de la leche de algodón forman una película en la superficie cutánea que proporciona un efecto tensor. Es muy útil a la hora de formular productos para el cuidado del cabello. Esta actividad se debe al contenido de proteinas de las semillas de algodón que actúan sobre el cabello protegiéndolo de las agresiones externas, reparándolo, acondicionándolo, aumentando su elasticidad mediante la formación de una película y disminuyendo su riesgo de rotura.Dosificación recomendada: entre el 0,5% y el 5% del total de las grasas.


LECHE DE CABRA: Las lipoproteínas de la leche ayudan al paso de los nutrientes y del agua a través de la membrana de las células epiteliales llevando los nutrientes y el agua dentro de las células de la propia piel, esta es la razón por la cual se queda la piel tan suave después de usar los jabones de leche de cabra en vez de los jabones convencionales. Por ello la leche de cabra en los cosméticos no actúa solamente nutriendo por su composición química, sino que acompaña e introduce los nutrientes dentro de la célula, esta virtud la hace especialmente importante en pieles dañadas y alérgicas que tienen una fisiología y un metabolismo alterados, y una capacidad de nutrición, y por lo tanto de regeneración, menor. En la realidad los jabones artesanales de leche de cabra están especialmente recomendados para pieles sensibles, infantiles o con algún problema alérgico, ayudando a su recuperación o a la protección contra infecciones o erosiones, pero pueden usarse de forma habitual por todo el mundo. Lo que hago para introducirla en los jabones es sustituir el agua total o parcialmente por leche de cabra congelada.

MADRE PERLA:El polvo de concha de Nacar (o también llamado madreperla) se obtiene de las conchas marinas, formada en el fondo de los mares, conocido así por su color iridiscente, es una sustancia biomineral que es secretada a través de las células ectodérmicas del manto de algunas especies de moluscos marinos, los cuales lo utilizan para protegerse contra parásitos y otros desechos dañinos.
Beneficios de la concha de nácar: La concha de nacar contiene sustancias que intervienen en la regeneración y estimulación de la piel, por lo tanto no sólo elimina las manchas en la piel de forma eficaz, sino que también posee propiedades exfoliantes y nutritivas. Gracias a las comprobadas propiedades del nácar para regenerar partes dañadas de las conchas marinas se decidió estudiar en forma más científica, tan milagroso producto, así se demostró que el polvo de nácar tiene propiedades beneficiosas para el cuidado de la piel. Ese conocimiento, sin embargo, era ya algo sabido en la época de los incas, quienes mezclaban el polvo de la concha nácar con jugo de limón para obtener una pasta que se utilizaría luego sobre la piel para aliviar cicatrices, manchas u otras imperfecciones.








MIEL: Muchas especies de abejas producen un sirope dulce a partir del néctar de las flores; segregan la miel para construir sus celdas y proveerse para el invierno. La miel es una combinación del néctar de las plantas y de las enzimas de las abejas. El color y el sabor de ésta dependen del tipo de flor de donde la abeja haya extraído el néctar; en particular, las plantas son las que prestan su sabor y color a la miel. Todas las mieles contienen gran cantidad de enzimas, una hormona, carbohidratos, vitaminas C,D y E y algunos minerales. Las temperaturas superiores a 38º destruyen estos ingredientes activos, por lo que hay que verter la miel solamente cuando el jabón haya espesado. La miel proporciona una película protectora y transparente que contribuye a mantener la hidratación de la piel. Hidrata y suaviza la piel y se cree que es además antiséptica y bacteriostática. Todo ello sin ser una sustancia grasa, ya que incluso es algo astringente. Se emplea como emoliente de jabones. Hay que echar 10 ml (dos cucharadas) de miel por cada 400 gr. de jabón. Es mejor añadirla con cera de abeja porque puede ablandar el jabón. Los jabones hechos con miel suelen coger altas temperaturas y algunos jaboneros no abrigan dichos jabones, yo sí los abrigo.



PROPÓLEO: Las abejas no fabrican propóleo; más bien recolectan esta resina de las plantas y la utilizan con la cera para construir sus colmenas. Se conoce como antibiótico natural ya que lo utilizan las abejas para proteger la colmena de posibles infecciones. Está muy indicado para problemas cutáneos como dermatitis. También se utiliza en formulaciones para pieles con impurezas, con exceso de grasa y acné ya que impide que los posibles comedones se infecten por motivo de la manipulación o por la contaminación ambiental. Diversos estudios indican que el própolis es antibacteriano, antiinflamatorio y que estimula el sistema inmunológico. El propóleo solidificado se puede moler y añadir a la mezcla una vez espesa como exfoliante y para aportar motas de textura coloreadas al jabón.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
ir arriba