Bienvenidos al apasionante mundo de los jabones, la cosmética natural y las velas aromáticas.

Me dedico a la elaboración artesanal de jabones 100% naturales. Todos mis jabones están pensados para solucionar algunos problemas de la piel, por eso están elaborados aprovechando las propiedades terapéuticas de las plantas (fitoterapia): ya sea mediante infusiones, geles o la micronización planta en polvo). A estas plantas les añado unos aceites básicos (imprescindibles para la elaboración de los jabones: el aceite base principal que utilizo es el de oliva, pero también uso aceite de rosa mosqueta, argán, manteca de karité, aguacate, avellana, coco, etc. ), aprovecho las propiedades de los aceites esenciales (aromaterapia). También elaboro cosmética natural: bálsamos labiales, contorno de ojos, crema facial, tónico facial, crema de manos, crema corporal, bombas de baño, barras de masaje, etc.Otra de mis aficiones es hacer velas aromáticas, aprovechando los recursos que nos da la naturaleza: pétalos de rosa, café, flor de lavanda, té, chocolate, etc. Hago cestas para Navidad, día de los enamorados, día de la madre, regalitos para bodas, cumpleaños, comuniones, bautizos, etc.He hecho varios cursos de jabones, uno de cosmética natural y otro de velas.

Jabón de barros del mar muerto.

Jabón barros del mar muerto.

 

Tenía muchísimas ganas de hacer un jabón de barros del mar muerto ya desde el año pasado. Así que me he puesto a hacerlo.  Quería conseguir un jabón que limpiara muy bien los poros y que quitase un poco la dilatación de estos, además de ser un poco exfoliante y para ello he utilizado los siguientes:

INGREDIENTES:

-Barros del mar muerto:  las principales propiedades de los barros del mar muerto: antienvejecimiento, que  mejoran en un 44% el tratamiento de arrugas si lo comparamos con el resto de productos del mundo.  Exfolia las células de la piel muerta que se encuentra encima de la piel.   Limpia los  poros,  asimila grasas e impurezas, quita células cutáneas muertas y pone al descubierto una capa de piel nueva. Estimula la circulación sanguínea. La abrasión suave estimula el flujo sanguíneo en la zona. Elimina las toxinas. Estas toxinas liberadas a través de la piel se quitan cuando se retira la sal.  Facilita el drenaje de la celulitis, disminuye la flaccidez de la piel e incluso realiza un leve “estiramiento”, a la vez que la calma e hidrata.  Elimina manchas cutáneas, acné…. Combinados, todos estos efectos confieren a la piel más elasticidad y suavidad, dándole un aspecto limpio, fresco y terso.

- Oleato de caléndula: Es una maceración de la planta de la caléndula en aceite de oliva. Su aceite tiene propiedades cosméticas increíbles, se utiliza para mejorar la textura de la piel reseca, agrietada y escamada. Mejora la circulación cutánea. Es un aceite muy emoliente, hidratante y da elasticidad a la piel. Va muy bien para el acné porque desinflama pápulas, desinfecta pústulas, favorece la cicatrización de las lesiones y evita brotes acneicos.

- Aceite de coco: Se emplea fundamentalmente como humectante  y actúa sobre la piel como una capa protectora ayudando a retener la humedad. Actúa como un aceite suave y sedoso muy recomendado para piel irritada e inflamada y también se recomienda para aquellas personas que tienen una piel sensitiva.

- Aceite de palmiste: El aceite de hueso de palma tiene propiedades similares al aceite de coco. Se usa comúnmente en su lugar por la estupenda espuma que proporciona en el jabón. Es rico en ácido láurico.

- Aceite de ricino: Es enriquecedor y calmante.

- Manteca de cacao: Es emoliente y suavizante. Usada en jabones aporta humectación y dureza.

- Agua destilada

- Sosa

En la traza:

- Aceite de onagra: el aceite de onagra tiene propiedades antienvejecimiento de los tejidos epidérmicos, pues favorece la regeneración del crecimiento celular, revitalizando las células envejecidas, dándole mayor vitalidad y mejor elasticidad, ayudando a mantener la tersura y suavidad natural de una piel joven. El aceite de onagra ha sido durante mucho tiempo utilizado para el tratamiento común de la piel, y hay pruebas de que puede ser eficaz contra el acné, rosácea y el eczema

- Aceite de avellana: Contiene sustancias protectoras, hidratantes y reguladoras de las glándulas sebáceas, por lo que es especialmente adecuado para el cuidado de la piel con tendencia grasa, dermatitis seborréica y/o acné.Su propiedad de penetración, particularmente notable, le convierte en un excelente vehículo para los aceites esenciales, potenciando una acción rápida cuando es necesario, lo que lo hace aconsejable en determinados tratamientos. Aceite nutritivo que ayuda a cerrar los poros. Es usado principalmente en pieles dañadas, atenuación de cicatrices.

- Aloe vera: Aplicado externamente es antiinfeccioso, antiinflamatorio y suavizante, favorece la cicatrización y regeneración de la piel y alivia y cura heridas, llagas, eccemas, psoriasis,golpes, dolores musculares o articulares, acné, manchas en la piel, etc. Alivia el dolor, la irritación, el picor y la inflamación. Aplicado en compresas en los días siguientes a la quemadura, solar o no, calma y acelera la regeneración de la piel dañada

- Glicerina: se usa como bactericida, suavizante y lubricante, pues, en cantidades adecuadas conserva y mantiene la humedad natural.

- Aceite esencial de árbol de té: El aceite esencial del árbol de te posee un efecto antiséptico triple: actúa contra las bacterias, hongos y virus, además, es bactericida, fungicida, antiviral, cicatrizante, balsámico antiinflamatorio, desodorante y expectorante. Las propiedades antisépticas, fungicidas y anti-acneicas están aceptadas y reconocidas por el departamento de salubridad Australiano.

- Aceite esencial de eucaliptus: es eficaz en el tratamiento de cicatrices y quemaduras, además de aclarar los cutis congestionados

- Aceite esencial de naranja: Los aromaterapeutas creen que este aroma ayuda a mejorar la comunicación y es muy efectivo en contra de la celulitis porque ayuda a activar la circulación.

- Aceite esencial de litsea cubeba: Es apropiado para el tratamiento contra el acné, granos, transpiración excesiva y piel grasa.

- Aceite esencial de Clavo: Aplicaciones cosméticas: Es de gran utilidad en los tratamientos para combatir el acné.

- Vitamina E: su acción antioxidante, rejuvenecedora y protectora de los radicales libres que causan el envejecimiento, la pone como una de las grandes aliadas para la belleza del cutis.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
ir arriba