Bienvenidos al apasionante mundo de los jabones, la cosmética natural y las velas aromáticas.

Me dedico a la elaboración artesanal de jabones 100% naturales. Todos mis jabones están pensados para solucionar algunos problemas de la piel, por eso están elaborados aprovechando las propiedades terapéuticas de las plantas (fitoterapia): ya sea mediante infusiones, geles o la micronización planta en polvo). A estas plantas les añado unos aceites básicos (imprescindibles para la elaboración de los jabones: el aceite base principal que utilizo es el de oliva, pero también uso aceite de rosa mosqueta, argán, manteca de karité, aguacate, avellana, coco, etc. ), aprovecho las propiedades de los aceites esenciales (aromaterapia). También elaboro cosmética natural: bálsamos labiales, contorno de ojos, crema facial, tónico facial, crema de manos, crema corporal, bombas de baño, barras de masaje, etc.Otra de mis aficiones es hacer velas aromáticas, aprovechando los recursos que nos da la naturaleza: pétalos de rosa, café, flor de lavanda, té, chocolate, etc. Hago cestas para Navidad, día de los enamorados, día de la madre, regalitos para bodas, cumpleaños, comuniones, bautizos, etc.He hecho varios cursos de jabones, uno de cosmética natural y otro de velas.

Micronización de una planta.

Me gusta mucho aprovechar las propiedades de las plantas en mis jabones, así que las introduzco de distintas formas: mediante infusiones, geles, o poniéndolas en polvo. Una forma muy sencilla de hacerlo es usando la thermomix, pero imagino que se podría hacer con una batidora. Para ello hay que utilizar plantas secas, en este caso pétalos de rosa (que meto en mi jabón de rosas y canela).
Se reduce a polvo, cuanto más fino mejor, voy programando de minuto en minuto y veo la textura.
Después lo envaso en papel o en cajas de metal. Como veis es muy fácil.


Este es el jabón de rosas y canela, la parte marrón de arriba son los polvos de los pétalos de rosa y la franja de abajo (marrón más oscura) es polvo de escaramujo. Lo único que hay que hacer es mezclar el polvo con el jabón y echarlo al molde.

7 comentarios:

Atenea dijo...

Es una idea estupenda.Si lo mueles muy fino muy fino ¿Se nota el polvillo al lavarte?

Eva dijo...

Si es muy fino no se nota, por ejemplo los pétalos no se notan, en el jabón de la circulación que tengo el ciprés (que es más duro) se nota un poco, pero así sirve también de exfoliante.

Vitina dijo...

Que bien!, no se me había ocurrido. Tengo unos pétalos de rosa que no sabía que hacer con ellos (los eché en un jabón y "rascan"). Probaré esto.
Un besico

Marta dijo...

Es muy buen sistema, muchas gracias por la idea. De verdad que no se me había ocurrido, me imagino que con un molinillo de café tambien vale.

Maria dijo...

Que idea mas buena, y el jabón te ha quedado genial

Mónica dijo...

Y puedes guardar durante un tiempo el polvo? o pierde mucho olor?

Eva dijo...

Yo lo tengo desde hace varios meses, desde que puse el post y lo tengo guardado en una lata de metal (como en las que se conserva el té. No pierde olor, lo que pasa que cuando lo echas en el jabón sí que se pierde.

Publicar un comentario en la entrada

 
ir arriba