Bienvenidos al apasionante mundo de los jabones, la cosmética natural y las velas aromáticas.

Me dedico a la elaboración artesanal de jabones 100% naturales. Todos mis jabones están pensados para solucionar algunos problemas de la piel, por eso están elaborados aprovechando las propiedades terapéuticas de las plantas (fitoterapia): ya sea mediante infusiones, geles o la micronización planta en polvo). A estas plantas les añado unos aceites básicos (imprescindibles para la elaboración de los jabones: el aceite base principal que utilizo es el de oliva, pero también uso aceite de rosa mosqueta, argán, manteca de karité, aguacate, avellana, coco, etc. ), aprovecho las propiedades de los aceites esenciales (aromaterapia). También elaboro cosmética natural: bálsamos labiales, contorno de ojos, crema facial, tónico facial, crema de manos, crema corporal, bombas de baño, barras de masaje, etc.Otra de mis aficiones es hacer velas aromáticas, aprovechando los recursos que nos da la naturaleza: pétalos de rosa, café, flor de lavanda, té, chocolate, etc. Hago cestas para Navidad, día de los enamorados, día de la madre, regalitos para bodas, cumpleaños, comuniones, bautizos, etc.He hecho varios cursos de jabones, uno de cosmética natural y otro de velas.

Oleatos

Aceite de hipérico: calma el dolor reumático, ciática, lumbago, dolor de oídos, dolores musculares, et. Para ello aplicar friegas de aceite de hipérico en la zona afectada. Para combatir el dolor de oído, echar un par de gostas al oído. Para combatir el asma, problemas de bronquios o de tráquea, catarros... aparte de beber infusiones, también ayuda dar friegas de aceite de hipérico en el pecho, la espalda o la garganta. Mezclar medio litro de aceite de oliva y 150 gramos de flor de hipérico, y dejar macerar un mes al sol. Revolver bien todos los días. Al cabo de ese tiempo, colar bien y guardar en un tarro en sitio oscuro.
Aceite de caléndula (para curar desgarros, inflamaciones, heridas, arañazos, picaduras, pieles resecas, eccemas, acné, etc., frotar con aceite). Poner las flores en un recipiente cubiertas de aceite de oliva. Dejar el cuenco al sol durante 30 días, cuidando de remover un poco todos los días, para que los ingredientes se mezclen bien. Al cabo de un mes colar con cuidado y guardar e sitio oscuro. Las flores de caléndula contienen tinta, por lo que el aceite quedará de color naranja, lo cual no tiene importancia en su uso medicinal.

Aceite de romero: poner hojas y flores de romero en un recipiente y cubrir con aceite de oliva. Remover a diario durante 30 días. Ponerlo al sol. Al cabo del mes colar y guardar en sitio oscuro. El aceite de romero puede frenar la caída del cabello. Para ello, frotar el cuero cabelludo con el aceite al acostarse y dejar actuar durante toda la noche. Es apropiado para quienes sufren de reuma, artritis y lumbalgia.


Aceite de lavanda: indicado para golpes, dolores articulares o mala circulación, reuma, heridas, eccemas... hacer friegas o masajes con aceite o tintura de lavanda. Es muy eficaz para aliviar estos dolores y activar la circulación sanguínea. Poner las flores en un recipiente y cubrir totalmente con aceite de oliva. Dejar macerar durante 30 días, pero removiendo la mezcla todos los días ligeramente. Después, colarlo y guardarlo en sitio oscuro.Aceite de malva: Mezclar las flores secas con aceite de oliva durante 30 días. Después colar y guardar en sitio oscuro. La malva contiene propiedades cicatrizantes y antisépticas, por lo que ayuda a curar pequeñas quemaduras.
Aceite de ortiga verde: Se pone ortiga verde seca en aceite de oliva, durante 30 días. Lo voy a utilizar para hacer un champú.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
ir arriba